//
estás leyendo...
Opinión

Decadencia de la verdad

Abre un periódico, sea del color que sea. Hojéalo. Y cuenta el número de noticias basadas en las declaraciones de un personaje público, generalmente un político. Sus palabras se graban en el papel impreso como si de ellas dependiera el futuro de nuestras vidas. Parece que de sus bocas hubiese salido algo más que las bobadas maquilladas que los ciudadanos queremos oír. Como si se nos hablase de la realidad actual, de su opinión franca, de los desastres internacionales, de las ayudas al exterior, de las misiones de paz. No, nada de eso.

El periodismo nació por una necesidad de información entre una burguesía incipiente, y se ha desarrollado como un negocio más. Unos títeres que conocemos como periodistas actúan según los hilos capitalistas que los de arriba mueven a su antojo. Hemos hecho del cuarto poder una empresa más y, de ese modo, depreciamos uno de los valores más ricos de una sociedad desarrollada, democrática y libre. Por ejemplo, lo que opine Mariano Rajoy de otros compañeros de oficio, o las imágenes de varios personajes reunidos para hablar de algo que no escuchamos no tiene trascendencia para el mundo. Al menos para mí carece de significación alguna… ¿Qué hemos de considerar entonces una información de valor? El ciudadano medio tiene otras preocupaciones. Es en esos momentos de debilidad, de querer escapar de la sórdida realidad, cuando aparecen esos programas morbosos que se consideran una rama del periodismo y atraen a algunos sectores de la ciudadanía, muy numerosos según los datos de audiencia, pero de los que nadie se identifica como fiel seguidor. Seguramente es por miedo al rechazo social, esa cobarde espiral del silencio. Lo malo es que el verdadero marginado es el espectador de debates intelectuales, esas mesas redondas en las que, vaya, varias personas exponen su opinión con respeto, generalmente.

Cuántos trabajadores de la información y cuántos cámaras deben acudir cada día a una rueda de prensa para escribir después un artículo de 20 líneas que reproduce cada detalle. Pero el lector no lee esa noticia. En la cuarta línea ya habrá conocido la esencia y considerará absurdo continuar. Y el periodista, pobre títere, habrá terminado una jornada escuchando las palabras de alguien a quien posiblemente odie y que últimamente ni siquiera acepta preguntas al finalizar. ¿Qué participación es esta? ¿Qué son los periodistas, si no meros objetos de una manipulación sobre la sociedad? No queremos escuchar un guión memorizado, esfuerzo de un tercero, interpretado por un político. Necesitamos desvelar nuestras dudas, conocer la verdad. Eso, la verdad, es lo que un periodista busca en su oficio. La verdad de un mundo de equivocaciones e inexactitudes, y de un mundo paralelo de cultura y buenas relaciones.

Anuncios

Comentarios

4 comentarios en “Decadencia de la verdad

  1. Estoy muy de acuerdo con lo último que ha dicho cristiaserrano: “pero recuerda que los periodistas trabajan bajo unos jefes y esos jefes mueven los hilos, movidos por una actualidad que nosotros mismos creamos.”

    El bochornoso mundo en el que vivimos lo creamos, cada día, todos y cada uno de nosotros. Todos los medios de comunicación están haciendo lo mismo, venden la basura que alimenta la ignorancia humana. Y de eso no tiene la culpa el capitalismo, ni los grandes mandatarios, sino las personas. Algunas de las cuales, por un lado critican al capitalismo como si fuera el sistema más horrible que jamás haya existido (lo hay de muchos tipos) y se las dan de “buenos” y por otro, se comportan como la mediocre mayoría.
    Maldita hipocresía…

    Cómo cambiar este panorama tan desolador? Lo veo realmente difícil, pero empezaría por poner a la ciencia y a la filosofía en el lugar que les corresponde.

    Publicado por Dani | 04/01/2011, 14:43
  2. Cuanta razon prima,pero lo cierto es que como tu bien dices el periodismo busca la verdad ante todo,y hoy en dia la verdad va en contra del sistema,un sistema capitalista como bien dices,estos mequetreces que se hacen llamar politicos no son mas que la clase burguesa de hoy en dia que saben de la ignorancia de la mayoria del pueblo y se aprovechan de ello,sigue escribiendo asi prima,te seguire y te comentare,mientras sigas poniendo a caldo a estos cerdos capitalistas… ACION DIRECTA!

    Un abrazo prima!

    Publicado por Sergio | 03/01/2011, 15:03
  3. Antes de poner mi comentario, tan sólo querría exponer algo que yo bien sé. Suelo leer la prensa deportiva, tanto la que se cuece en Barcelona como la que se cuece en Madrid. Me deja atónito la forma cómo se adornan las historias y, cómo, en vez de informar lo que realmente pasa, cambian y lo ponen según sus colores. Hay veces incluso en las que la prensa consigue que todo un colectivo tenga una imagen del equipo contrario equivocada. Al fin y al cabo, los humanos somos muy manejables.

    Respecto a tu texto, muy bien apuntalado y reflexionado, tan sólo decir que la gente pasa de reflexionar y de cosas serias. Si te pones a mirarlo bien, te das cuenta de que somos unos vagos y de que no queremos complicarnos la vida con pensamientos que no llevan a ningún sitio. No nos queremos responsabilizar tampoco: está muy bien eso de criticar a políticos y demás pero después nadie se presta a buscar soluciones. Decir que Zapatero es un tonto es muy fácil decirlo. ¡Que la gente se haga política, venga!

    Y ya para acabar, decir que hay que rellenar páginas. En vez de buscar historias conmovedoras y dignas de ser leídas, repiten una y otra vez lo que vende y lo que interesa. Está muy bien esa crítica al periodismo, pero recuerda que los periodistas trabajan bajo unos jefes y esos jefes mueven los hilos, movidos por una actualidad que nosotros mismos creamos.

    Saludos.

    Publicado por cristiaserrano | 02/01/2011, 21:17
    • Muchas gracias por pasarte y por decirte que te gusta. A ver si consigo hacer difusión de la novela a más gente y lograr que, si les gusta, lo digan boca a boca.

      Hay un grupo en Facebook por cierto. Si en el buscador pones No Me Olvides debería salir la portada de la novela.

      Gracias de nuevo. Saludos.

      Publicado por cristiaserrano | 02/01/2011, 22:12

Última hora

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

Yo

Susana Martínez Monfort; 19 años. Estudiante de Periodismo y Estudios Ingleses.

Únete a otros 10 seguidores

Estadísticas

  • 12,428 visitas
A %d blogueros les gusta esto: